Comprensiones Breves

Historias conscientes. Reflexiones sobre la conciencia.

Comprensiones Breves - nº4 - 2022

"Paradojas Espirituales"

La vida es una paradoja. Esto es: algo que parece contrario a la lógica. Y si te encuentras en un camino de búsqueda espiritual, las paradojas se multiplican como setas ante tus ojos. 

Tenemos grandes axiomas espirituales que son paradójicos como “apresúrate lentamente” o “para poder ver hay que cerrar los ojos” o “cuando buscas respuestas encuentras preguntas”.

Mis paradojas favoritas tratan sobre el despertar espiritual: “Cuando uno despierta, se da cuenta de que nunca estuvo dormido”. “Cuando uno regresa a casa (al hogar interior) se topa con el hecho de que nunca se fue”, “Has de hacer un largo viaje de transformación para encontrar que ya tenías lo que buscabas, incluso antes de empezar”.

"En el 0 todo es 1"

Las paradojas espirituales son incluso matemáticas. Me encanta la que dice “En el 0, todo es 1″… En el vacío, en la nada, todo es unidad. No hay separación, todo está unido.

En la paradoja del 0 y el 1, es como si tú y yo fuéramos dos islas (1 y 1). En realidad, nuestras islas no están separadas, sino que está unidas por el mar (el 0). 

El mismo agua que baña mi isla, es el agua que baña la tuya. Lo que ocurre en mi isla, ocurre, por tanto, también en la tuya. Mi alegría no es sólo mía, ni tampoco mi dolor. Del mismo modo, que tu dolor no es tuyo. No nos pertenece. Nuestro dolor, cada partícula, es el dolor de la humanidad (el 0 del que formamos parte). 

En definitiva, el 0 está en todo. No importa dónde mires. Y como “unos” (1) estamos juntos en esto. Juntos en el viaje de la humanidad en el que todos caminamos (o navegamos) juntos… 

¿Hacia dónde? ¡Muy fácil! Hacia una paradoja: de regreso al lugar de donde nunca nos fuimos.







Comprensiones Breves - nº3 - 2021

"Ser el cambio"

Eso fue lo que dijo Gandhi: “Sé el cambio que quieres ver en el mundo“. 

¿Qué quiso decir realmente? ¿Acaso lo que ocurra o no ocurra en el mundo depende de mí

¿Corresponde a mi persona el poner orden en las cosas del mundo, tal y como a mí me gustarían? 

¿Y qué pasa entonces con los cambios que le gustaría ver a mi vecino? ¿Y si difieren de los míos, con cuál nos quedamos?

¿Siempre has querido lo mismo?

Frente a la pantalla de mi ordenador, mientras me surgen todas estas preguntas, hay una más insistente que las demás… 

Allá va: si echas la vista atrás, en tu vida, ¿siempre quisiste lo mismo? O, en otras palabras… ¿Tu manera de ver el mundo ha sido la misma durante toda tu vida? 

O, en otras palabras: ¿el mundo en el que te gustaría vivir hoy es el mismo que imaginabas o que te habría gustado crear hace 10… 20… 30 años? Me aventuro a decir que… no. ¿Me equivoco?

Ir en contra de uno mismo

Yo, desde luego, no siempre he querido lo mismo y mi visión de las cosas se ha transformado con el tiempo. 

En mi adolescencia hubiera hecho cambios que hoy no haría. Vaya, es probable que los cambios que quisiera hacer apenas un mes atrás, hoy fueran ligeramente distintos.

Entonces, imagina por un momento que crearas un mundo que… pasado mañana te horrorizara. 

Que crearas un mundo que dentro de un día o de diez años fuera en directa oposición a quien eres en ese momento. 

Es muy posible, ¿verdad? Al fin y al cabo, casi todo el mundo está de acuerdo en que uno cambia con el paso de los años… 

La frase de Gandhi es más compleja de lo que parece Te hago una pregunta:
¿Cómo podrías hacer cambios efectivos en el mundo... unos que no importara el tiempo transcurrido...,
... estuvieran siempre alineados contigo? Una respuesta está en la misma persona que dio origen a la pregunta: Gandhi.
Y en lo que era Gandhi. Y en la cualidad esencial de Gandhi: su humanidad.

Los auténticos valores humanos

Para contribuir a crear un mundo distinto, uno del que dentro de 200 años siguiéramos sintiéndonos orgullosos, debemos recordar, como Gandhi, qué es lo que nos hace humanos.

Recordar a la humanidad los auténticos valores humanos, esos que el pequeño maestro indio ejemplificaba, esos que yacen en el corazón y que emergen y se expresan cuando vivimos de corazón, sería el primer paso. Y éste es un paso que nadie puede dar por ti.

Podemos transformar el mundo. Sí. Gandhi lo sabía. Pero primero debemos iniciar esa transformación en nosotros mismos

Desde la esencia profunda de lo que significa “ser humano”. Desde este lugar, cuando nuestra propia transformación es efectiva, cuando ocurre cada día, y somos más auténticos, más libres y humanos, en cada momento, entonces la transformación del mundo es posible.

Estamos en el mismo barco

Los cambios y acciones que hacemos externamente, sin un cambio interno previo, serán siempre superficiales y, normalmente (véase cualquier “revolución”), llevan al conflicto, a la confrontación, y generan dolor y separación. 

El cambio que primero ha sido puesto en el fuego de nuestra humanidad, hasta dejar sólo la esencia… ese cambio es compasivo; me tiene en cuenta a mí y al otro, al vecino y al que no conozco; se expresa con determinación, pero amablemente; y no excluye nada ni a nadie.

Sé el cambio que quieres ver en el mundo significa:
Transformarse. Ser, ese mundo, hoy. Todos tenemos un papel que jugar en la creación del mundo del mañana...
Y éste empieza por nuestra propia transformación, hoy. ¿Cuál es tu cambio? ¿Qué te gustaría ver en el mundo?





Comprensiones Breves - nº2 - 2021

Una gota en el océano

¿Quién soy?

Más allá de mis quehaceres, mis responsabilidades, mi confusión y la individualidad: ¿Quién soy yo?

El ser humano es como la ola que rompe en la roca y que estalla y se esparce en mil pedazos. 

Al verse en el aire, como una gota de agua, independiente de otras gotas, se cree una sola, una gota individual, sin darse cuenta de que la experiencia que la vida le ofrece es el camino de regreso al mar.

La pertenencia

¿Alguna vez la gota de agua dejó de pertenecer al mar? ¿Alguna vez ha dejado de ser Mar? 

El mar es el tejido del que nació y al que volverá para fundirse una vez su viaje haya concluido. 

Al mar le podemos llamar Vida, Dios… y no faltaríamos a la realidad.

Artículos de Conciencia para un nuevo mundo.

¿Qué es, en verdad, la gota?

¿Qué es una gota de agua para la inmensidad del mar…?

La gota es la expresión del mar que explora, que se expande, que se expresa…

¿Y qué es el ser humano para la inmensidad de la Vida…?



Comprensiones Breves - nº1 - 2021

No pienses, hazlo

Decía John Lennon que la vida es aquello que pasa mientras estamos ocupados haciendo planes.

“¿Lo tienes claro? ¡Entonces, hazlo!”

Es mucho más difícil pensar en algo, que hacerlo.

El pensamiento trae consigo la duda, la queja, la preocupación, el miedo, el cuestionamiento de la propia valía…¿Seré capaz? ¿Podré hacerlo?… 

Y también nos llenamos de confusión. Y, además, nos podemos estancar: uno se puede quedar congelado un par de eones hasta que por fin se cansa de darle vueltas en su cabeza al asunto.

Y acuérdate de disfrutarlo

¿Qué ocurre cuando sabes…? ¿…Cuando lo tienes claro?

1- Que debes hacerlo

2- Que lo acabarás haciendo…

Cuando sabes que vas a hacer algo, es simple. Pensar en ello, sólo lo hace más difícil. Es como ponerte a ti mismo la zancadilla mientras caminas o, peor aún, forzarte a dar un paso a la derecha, otro hacia la izquierda y dos atrás, cuando lo único que quieres es ir hacia adelante

¿Lo tienes claro? ¿has de hacerlo? ¿sabes que, inevitablemente (salvo colisión de un repentino asteroide contra la bella Tierra), acabarás por hacerlo?… Entonces, sea lo que sea… ¡Hazlo! 

Y, ya que estás, disfrútalo.

Suscríbete gratuitamente para recibir las últimas novedades,
artículos, cursos y eventos, directamente en tu correo

También puedes encontrarme en mis Redes Sociales

Ir arriba