Renacer Mental

Las enseñanzas de los pueblos de la antigüedad hablan de la Mente del ser humano en términos como el de una caja o una prisión. Todas las culturas ancestrales, no importa el tiempo o el lugar en el que estas culturas emergieron, todas guardan en sus más antiguas tradiciones la memoria de un hecho trágico: el cambio de una vida idílica, una vida en paz en un supuesto paraíso, a otra llena de dolor y sufrimiento.

A este evento se le conoce hoy como «la caída de conciencia«. El ser humano pasó de vivir en el reino creativo y silencioso del Corazón a vivir en la mente, atrapado por una corriente incesante de pensamientos.

Algunos maestros espirituales se refieren a esta «caída», como el momento en el que el ser humano comenzó a pensar; no en términos prácticos, como sería conseguir alimento, construir un refugio o elegir el lugar más adecuado para establecerse, sino el pensamiento que nos aleja de este instante que estamos viviendo, que nos esclaviza en el reino ilusorio del pasado o el futuro.

Así, dicen las antiguas enseñanzas, el ser humano le ha dado plenos poderes al sirviente (la mente) para que controle cada aspecto de su vida.

En Renacer Mental recordamos lo que ya sabían nuestros antepasados:

«Yo no soy mis pensamientos»

Renacer Mental

La tercera parte del programa de Renacer para Ser, está centrado en recuperar el poder que le hemos otorgado (de manera inconsciente) a la mente.

En este tiempo en el que nuestras vidas marchan aceleradamente, presionados por el estrés y la ansiedad a las que ya se las califica como «normal», surge la evidencia de que el ser humano es adicto al proceso de pensamiento.

Para no vivir entre las duras paredes de nuestro cerebro, bombardeados por cientos de pensamientos cada minuto, ideas, juicios y exigencias que ponen nuestro sistema nervioso patas arriba, segregan emociones que dañan nuestros órganos y que refuerzan esos mismos pensamientos, en una rueda sin final, en la que parece no haber pausa, es esencial retomar nuestro poder, recuperar el silencio interior que da paso a los grandes descubrimientos interiores.

¿Cómo detengo la rueda?

¿Qué existe en el espacio entre dos pensamientos?

Durante este intensivo exploramos esta cuestión y vemos todos los aspectos de nuestra vida en los que nos vemos atados por las creencias, los pensamientos y las percepciones erróneas de la mente, entre las que se encuentra la percepción que uno tiene de sí mismo.

Nos adentramos así en un mundo fascinante, en el que los condicionamientos y las percepciones limitantes que hemos portado hasta hoy dejan paso libre a un camino lleno de posibilidades, de silencio, de paz y de la alegría genuina que surge cuando entramos en el Corazón.