Nota para el Lector

Si eres un lector serio, es decir, si estás dispuesto a detener tu atareada mente por un par de minutos y leer unas cuantas líneas que quizá te resulten de utilidad, o simplemente sean interesantes, te invito a que entres en la sección… y leas a tu gusto. (El Botón de acceso, está abajo del todo)

Sin embargo…

Si tu intención es saltar de esta página a otras diez en el tiempo que dura un pestañeo:

A ti, apreciado saltador olímpico de la cibernética, no te invito…

Sino que te ruego…, te imploro a que permitas que tu mente descanse…, a que tomes una laaaarga inhalación…

Y una exhalación aún más larga.

Y entonces accedas a la sección, si aceptas el desafío de leer alguno de los artículos, de principio a fin…

Sí, sé que es complicado. He pasado por ello.

En un tiempo, yo mismo pude ser algo así como un atleta profesional de la navegación por internet…

150 páginas, enlaces y búsquedas visitadas antes de darme cuenta de que se me había pasado volver a respirar.

Lo siento. Tengo que pedírtelo. Es un capricho. Sólo una vez más.

¿Me harías el favor…?

Concédeme una lenta y larga inhalación… Y una exhalación aún más larga.

Gracias. Sinceramente.

Y ahora, si te apetece el desafío, te estaré esperando al otro lado, con algunas historias, chismes y, por qué no, algunas cosas que espero te sean de utilidad. O al menos te resulten de interés.

“Tu compañero de saltos cibernéticos: Héctor Lajprem”.